Blogia
--

Humilde homenaje

Humilde homenaje Ayer, viernes 29 de octubre, mientras hacía entrevistas para un reportaje, conocí a una persona de la que aprendí mucho, su nombre: Juan Pablo Maldonado.
El tiene 19 años y es ciego, la falta de protección en sus ojos mientras estaba en la incubadora a los siete meses de nacido le provocó desprendimiento de retina, pero eso no le ha impedido buscar ser alguien, por lo pronto ya destaca en la música.
Se ha presentado en diversos foros en Sonora y en Estados Unidos; desde chico cantó música popular en festivales y el himno nacional en escuelas. En la lírica tiene poco tiempo, sin embargo ya ha compartido escenario con la soprano Marybel Ferrales y participó en marzo en el concierto Sin Fronteras como tenor.
Una lección de vida que me dio es que a veces las personas somos quienes nos limitamos para hacer algo, en el caso de los discapacitados, dice que llegan a creerse que no pueden hacer nada y en gran parte se lo deben a los padres, que nos los dejan desarrollarse o ser más independientes.
A quienes tenemos un hijo con necesidades especiales nos es difícil saber cuál es el camino correcto que debemos de seguir en cuanto a su educación, por lo pronto ya entendí que las artes los ayudan a desarrollar los sentidos y los enseñan a ser disciplinados. (Esto es con base en el reportaje que actualmente preparo).
Juan Pablo dice que la música lo ayudó a relajarse, sobre todo en la preparatoria, y a sentir que podía dedicarse a ella. Actualmente cursa el tercer semestre en la Licenciatura en Artes de la Universidad de Sonora en la opción música-canto. La foto fue el pretexto para que se acercara al piano, donde me deleitó con dos melodías. Gracias Juan Pablo por dejarme conocerte y felicidades por tus logros, que sigas cosechando éxitos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres